domingo, 26 de junio de 2011

dcode fest

Tantas cosas por decir y tan pocas ganas de no aburrir. He estado pensando cómo abordar este festival y no veo manera de no extenderme. Son demasiados grupos para no hacerlo. Por fin Madrid ha tenido su nuevo festival, el dcode fest. La experiencia nos dice que en esta ciudad los festivales, por uno u otro motivo, no tienen continuidad. Esta es una de las preguntas que nos hacíamos anoche, ¿habrá segunda edición?.

La mayoría opinamos que sí habrá una segunda, sin embargo dudamos de una tercera. Somos así de visionarios. Las cifras de la organización seguro desmienten nuestra percepción, pero el viernes no se llegó a la mitad del aforo y el sábado la entrada era aceptable tirando a buena. ¿Pero que número dicta si un festival es o no rentable?.

Volviendo al festival, creo que este evento no compite con los grandes del circuito festivalero (FIB, PS, BBK,...), es otra propuesta, da la sensación de que está destinado al público de la misma ciudad, muy variopinto por otro lado. La mezcla era curiosa, sobre todo el viernes. Como dijo un amigo mío: nacidos antes del '85 al escenario de la derecha; Nacidos después, al de la izquierda.

Los conciertos que he visto, la elección de ellos, ha venido determinada en gran parte por los horarios y las condiciones metereológicas, es decir, un sol infernal. Se ha convertido en el mayor problema de la organización (hasta el punto de recurrir al uso del riego por manguerazo limpio sobre el personal y en ocasiones cercano a la dispersión de una turba), junto con unos desafortunados incidentes en la recogida de los abonos que nos retrasaron hasta llegar tarde al primer concierto del viernes. En su favor, los horarios se respetaron en los dos escenarios principales y sólo hubo modificaciones en el escenario Mondosonoro el sábado.


Viernes.

Por un momento he pensado en escribir un relato sobre un viajero que llega a una ciudad, dcode fest -tope originalidad- bajo el sol abrasador y en ella se encuentra a diferentes gremios y figuras arquetípicas. En esta historia Toundra, el grupo encargado de abrir el festival, serían los maestros canteros que a golpe de cincel moldean la piedra y crean lascas que bajo la luz de la tarde adquieren infinidad de matices. Los mineros, por su fuerza, por su contundencia, serían Nothink. Luego he desestimado esta idea.


Toundra con su rock progresivo instrumental propio de otros años sonaron ante muy poco público, culpa del horario y del sol, y aún así me convencieron. Me gustan. Nothink también, porque sé a qué juegan y están curtidos en estas lides, y se nota. No tienen nada que envidiar a los supuestos grandes nombres que compartieron después ese escenario.


A The Low Anthem no les vimos, el astro rey dictó sentencia. Les escuchamos desde las sombras, así, como suena de épico.


Como somos mundo viejuno y nos gusta todo lo que hace el gilipollas de Ramón Rodríguez (no lo digo yo, lo dice él mismo), nos fuimos a primera fila a ver a The New Raemon, de fácil acceso, no había mucha gente. Se marcó un buen concierto, as usual, ante un público con una media de edad inferior a la que está acostumbrado. De hecho, creo que las referencias que hizo en sus bromas no las entendieron ni la mitad, porque no habrían nacido. También estuvo un poco desafortunado en ellas, no hace falta vacilar a un pobre chaval. ¡Métete con uno de tu edad! :D. La música bien, violinista incluida. Hasta salvó los muebles con un problema de afinación de la guitarra acústica. The New Raemon nos gusta.


All Time Low no tocaron, he leído que no pudieron llegar al festival, y en su lugar subió al escenario (trasladados desde el escenario Mondosonoro) Autunm Comets. Desde la sombra no sonaron mal, otra vez el sol ganó. Me gustaría saber que le pareció a la chavalería el cambio.


Foster The People me dejaron un poco indeciso. Por un lado me gustó su ritmo, buen rollo y diversión en el escenario, cuándo abandonaban un poco la guitarra y se sumergían en las percusiones; Y por otro me decepcionaron cuando se acercaban al sonido pop rock recuperando las guitarras. Una actuación con altibajos.


Sum41 no sé a qué juegan. Más ruido que nueces. Sonidos cercanos al trash metal cantados como punk rock y con poses para fotocol. No me convencieron y me parecieron lineales. Cierto es que no soy objetivo porque no soy su público y además no gozaba del mejor de los humores. Hicieron versiones de Metálica, Master & Servant y Enter Sandman. Di gracias porque no se atrevieron con Seek & Destroy. La peña se lo pasó muy bien con ellos, todo sea dicho.


Y llego uno de los reclamos para el escenario de la derecha, Eels. Esta banda, E y sus compinches, son un valor seguro. El repertorio fue abordado con un toque de Big Band y con aires de blues en su mayoría, alternado con guitarreos barbudos para evitar que el personal se relajase. Estuvieron bien, muy bien, pero no sabría decir por qué, no impresionantes. Quizás esté en fase osca y no me deje seducir e impresionar. Buen concierto.


Giramos la moneda y volvemos al escenario de la izquierda, ¿cuál?, el de mayoría juvenil. Porque en el actuaban My Chemical Romance. Hay que reconocerlo, la noche del viernes era más para ese perfil (de ahí que para mi el sábado la propuesta fuera más apetecible). Empezaron con Na Na Na (y hasta nueve Nanas más), una descarga pegadiza con miras a hit total, y siguieron con Planetary [Go!]. En ese momento el concierto tenía pintas de ser un no parar, pero sin embargo empezó a decaer. Por lo visto esa noche no adivino qué les hace tan especiales. Sin embargo, de nuevo, el público disfrutó hasta el infinito y más allá.


Por fin llegó mi última curiosidad del día, Band of Horses. Me quedé a verlos unas cuatro canciones, hasta que tocaron Laredo. El empiece me pareció deficiente, con un mal sonido. Me extrañó porque todo lo que había oído acerca de esta banda en directo eran elogios. En tres canciones pareció que el sonido mejoraba y disfrute de la canción que esperaba, pero sin embargo me quedó la sensación de que no iba a ser un buen concierto, el escenario se iba a hacer grande para ellos. ¡Una locura!. Así que entre esto y que había que conducir una hora para volver a casa, nos fuimos. Al día siguiente, algunos amigos me han confirmado la sensación. Una pena.


A Lori Meyers y a Zombie Kids no les vi, obviamente, pero tampoco tenía pensado hacerlo, Ya he coincidido con ellos algunas veces y no hay porque aprovechar todas las oportunidades.


Sábado.


Con la experiencia del día anterior, otra vez el sol como protagonista, llegamos al final de Mucho. No les hice nada de caso porque -sorry again- no me llama la atención este nuevo proyecto. También nos perdimos a Polock, nos cruzamos con ellos mientras les hacían la entrevista mondosonoro, y a The Bright, nos sucedió lo mismo, además de verles disfrutar del resto del festival. Tengo mejor concepto personal de The Bright que de Polock, no es racional.


El escenario mondosonoro sufrió algún retraso (los escenarios principales tuvieron durante todo un festival una puntualidad digna de apluidir) y en lo que comenzaba Havalina, nos fuimos a ver un poquito a Manel. Estos catalanes cantan bonito, eso es así, y puede que para otra hora y otro tipo de recinto logren transmitir la magia que tienen sus canciones, pero bajo el sol infernal y allí parados sobre el escenario, a mi y con dolor de mi corazón, me parecieron aburridos.


Aunque también es verdad que días antes ya había decidido ir a ver a Havalina. ¿Por qué?. Es sencillo ¿habéis oído cómo suenan esas dos guitarras y esa batería?. Me gustó mucho su directto, a pesar de que algunas partes pueden resultar algo más pesadas al ser un estilo más denso y poco dado a las sorpresas y melodías pegadizas. Pero, en serio, son muy buenos músicos. Tan rícamente que les vimos.


En el fondo, mondosonoro me hizo (nos hizo) un favor y pudimos ver un poquito a Blood Red Shoes. Su último trabajo es más flojillo y en la duda por la curiosidad ganó Javiera Mena. Lo que los vi me parecieron correctos.


Antes habíamos presenciado unos minutos también a Jamaica. Estos franceses (Jamaica from Paris, qué cosas) me han dejado con el interés alerta. Quiero seguirles la pista. Me quedé solo un ratito más viendo su actuación mientras la manada se iba a cazar al escenario pequeño.


Javiera Mena, salvo el volumen de altavoces en primera fila, alto para contrarrestar el sonido proveniente de los escenarios principales, todo el festival está ubicado en un puño, y que en algún momento acopló la voz, sonó mu'rica. Bailable, con buenas sensaciones y en familia, sin agobios. Me dio tiempo a comprender porque la están premiando tanto. Hablo de su música, porque ella en lo que estuve allí no inteaccionó con el público. Frontwoman no es, pero tampoco lo esperábamos.


Me estoy aburriendo de escribir tanto de tantos grupos. Ya resulta tedioso, perdonarme. The Vaccines, bien gracias. Le echaron ganas. Nosotros ya estábamos pendientes de los que a posteriori se han llevado el gato al agua.



Si hubiera que elegir una actuación, en conjunto y por sensaciones, para mi la "sorpresa" (porque nunca los había visto en directo y tengo la costumbre de no informarme de cómo son las actuaciones de quienes no he visto) fueron The Hives. God save The Hives. El cantante (por no poner nombres) domina el escenario como le da la gana, con ego, chulería y actitud, y le queda bien. El batería es una bestia parda. Las guitarras suenan rotundas, uno de ellos es un rocker a muerte. En resumen, amo a The Hives y punto. Conciertazo.




Después de este vendaval, sonaron The Ting Tings. Es una propuesta diferente y quizás me aferro a ello como excusa, pero a mi me da que les falta chicha y les sobra popularidad. Reguleros.


Los audiovisuales de Onedotzero que se mostraban por la pantalla central fueron interesantes y amenizaron ls breves esperas entre concierto y concierto.


El cabeza de cartel eran Kasabian. Están a punto de sacar disco nuevo. Fue un concierto bipolar y con división de opiniones, entre los que no les gustaron nada, los que sí porque son seguidores fieles y los que sí pero con matices, en los que me encuentro. Kasabian son difíciles de masticar, quiero decir, alternan los temas para levantar al público, con los momentos de claustrofobia interior, se hacen densos. Esta parte la contuvieron, pero sin embargo la propuesta fue al principio de un corte clásico y quizás esperas algo más -digamos- diferente. En modo cuasitelegrama: Tienen una extraña mezcla de personalidad propia y copia de otros grupos. Las luces les ayudan bastante, él no es tan líder como quisiera en el escenario, tuvieron momentos prescindibles travesía por el desierto y terminar con Fire es un valor seguro. Correctos con mejor final.


En este momento ya vimos las piernas de la cantante de The Sound, para babear un rato. Porque musicálmente a mi me rozaron la decepción, en cuanto al rollo mega diva transgresora que se marca y a los temas que ya no van dando de si. Las rubias no somos tontas, pero tampoco despejamos dudas. Es broma. El concierto ni fu ni fa. Ampliando la comparación, cuando U2 no tiene música nueva de calidad que ofrecer, construyen un escenario espectacular; y la cantante de The Sound recurre a sus artes.


Of course, todas estas opiniones son susceptibles de estar equivocadas o no, para mi está claro que si eres fan, si has bebido, si estás en el epicentro del concierto, todas ellas o ninguna o muchas más razones, puedes disfrutar de un concierto cual perra en celo y tu percepción ser la que sea. Y no pasa nada.


Para terminar, Alice, Crystal Castle. Soy fan. No hay más que decir sobre su directo. ¿Qué grita?, Si; ¿Qué no hay dios que la entienda?, Sí; ¿Qué no es para todos los públicos?, Sí; ¿Y qué?. Molan. (Dicho esto, en un par de canciones no sonó la voz, micro out, ¿?).

Por fin, fin.

miércoles, 22 de junio de 2011

Sonar Galicia 2011

Durante el viernes y el sábado hemos podido conocer qué implica estar en el Sonar. Este podría ser el titular de mi -nunca profesional- reseña, pero sin embargo no sería acertado.

Primero porque fuimos al Sonar Galicia y, aunque lleve su nombre, en mi opinión no es lo que uno se imagina que implica un festival de música electrónica y experimental. Es una sucesión de conciertos uno detrás de otro y solapados en dos escenarios, no tiene la concepción global de festival con otro tipo de propuestas y quizás espíritu.

Y segundo, porque el público no me pareció que fuera festivalero, en el sentido de ser fanes que se mueven por ver a sus artistas favoritos, sino gente -¿de la misma ciudad?- que aprovechan un fin de semana -y que poseen un privilegio que desconocen-.



Durante toda la semana he escuchado cifras mínimas de asistencia que debían ser alcanzadas para asegurar la continuidad del festival en A Coruña. No creo que se hayan conseguido, ni de lejos. Es más, el viernes a primera hora (las 22:00) el panorama era desangelador. Éramos cuatro gatos viendo la primera actuación, y cuando digo cuatro no estoy usando ningún recurso literario.

Al hilo de este comentario, también cabe destacar la organización. No digo que fuera mala, pero tuvo dos detalles no positivos: uno, no dejar salir del recinto una vez dentro, ni con el abono de los dos días; y dos, si con medio aforo los baños ya eran un campo de batalla, no me quiero imaginar cómo sería de cumplirse las expectativas de asistencia.


Dejémonos a un lado lo no musical. No vi todos los conciertos, ya fuera por cansancio, desconocimiento, todas ellas o vete tú a saber. Voy a mencionar tan sólo a quienes crea oportuno.


El Sonar lo comenzamos con Colectivooruga. Este trío apunta muy buenas maneras. Una lástima que no fueran disfrutados por casi nadie. Estuvieron algo menos de una hora en el escenario y salvaron con nota la situación.

Tras este concierto, en el mismo Sonar Club -escenario grande- vimos a Underworld. Para mi era el gran reclamo. Visitando mi mundo viejuno particular, son un must de aquellos años. Mi grupo electrónico preferido. No me decepcionaron. Durante casi una hora tocaron un repertorio en su vertiente más techno, con una aceptable sucesión de audiovisuales y con el cantante -inagotable- como frontman con un look a lo nieto talludito de Paul Weller. Los veinte últimos minutos se entregaron a su otro lado más discotequero de flashes y discontinuidad visual, y me desconecté un poco. Sin embargo, terminar con Born Slippy es una apuesta segura. Disfruté mucho y hasta comí palomitas.



He leído alguna crónica del viernes y me quedé con ganas de ver a The Gaslamp Killer, Shacleton -a quién vimos en el aeropuerto por la mañana- y a Dj Mehdi vs Brodinski, pero llevaba unas semanas sin dormir lo suficiente y la vida no me dio para más.

- Magnetic Field no me gustaron nada, de hecho, nos fuimos por su culpa-.


El sábado para nosotros tenía algún plato fuerte y comenzamos con M.I.A. en el Sonar Club. En conjunto guardo un buen sabor de boca de esta actuación, sobre todo por la actitud, la energía, el ritmo y la fuerza que acompañó a este directo. Empezar con Galang es un disparo a matar -después de una introdución de audiovisuales un tanto larga-. En ese momento necesitábamos liberar mala energía y lo logramos.

También es cierto que el sonido no fue muy notable y que M.I.A. no tuvo tanto protagonismo como uno espera de una artista, dándoselo a quienes la acompañaban. En varias ocasiones dudamos quién era ella -aunque ese color de pelo la delata-. La segunda voz cantó bastante. Por lo demás, animó, se dio un baño/fotocol por todos los ángulos posibles, subió gente al escenario y terminó tirando escaleras abajo el púlpito desde el que daba su mitin, digo, cantaba. Todo muy poco natural, digo, improvisado -ja-.

A partir de aquí, ya no nos movimos del Sonar Hall. Este escenario merece un comentario a parte: Es infame. El sonido de graves era pésimo y la sensación de agobio no ayudaba, y gracias que no estaba a rebosar. A pesar de todo esto, los grupos brillaron.

El primero de ellos fueron Cut Copy. Qué manera de adaptar su sonido a una noche con ganas de bailar. (Al margen del mal sonido del vestíbulo, hall) Sonaron estupendos. No soy objetivo porque es el sonido que más me gusta de todo el festival, no soy tan electrónico, a mi me gusta la música en general, pero sin duda alguna fueron de lo mejor para mi. Allí se creo una gran pista de baile en la que no paramos en ningún momento, con unos grandes directores de orquesta. Si me permitís una recomendación, su directo.

- Die Antwoord no me gustaron, el Sonar Hall les venció; pero esta vez no nos fuimos-.


En la misma sala, y para terminar esta reseña de mierda, vimos dos sesiones más. La de Four Tet, que a mi me gusta bastante, y que me pareció entretenida pero sin nada que destacar ni por encima ni por debajo.

Y la de James Murphy, quién en lo poco que vi se marcó un gran comienzo funk new yorkino en el que la gente no le hacía ni puñetero caso, por los menos en las primeras filas. Un auténtico crack delante y la gente a lo suyo. No sois festivaleros -soesasí-.


En el fondo me dará pena que el Sonar Galicia no continúe, como me temo, porque para una ciudad que no dispone de más ofertas musicales de esta magnitud es una arteria de vida musical y sólo notas que tu corazón ya no late cuando la sangre deja de fluir, nunca antes.

… aunque siempre podemos esperar que el poder de la marca Sonar mantenga la apuesta en pos de otro tipo de beneficios.

domingo, 12 de junio de 2011

Coque Malla & Lipa Band, Sala Galileo

Ciertas historias se pueden contar al revés y en esta ocasión el final del camino es un buen sabor de boca y la sensación de haber presenciado un concierto único, quizás no espectacular, pero si de esos que recuerdas con cariño.

Para poder recorrer este trayecto tal y como yo lo he vivido, primero te tiene que gustar como compone Coque Malla, es inevitable, o le quieres o le odias; Segundo, conseguir una entrada para su concierto, no es negociable; Y tercero, por último, enterarte que el show es parte de la colaboración que realiza con la Lipa (la escuela de artes de Liverpool auspiciada por Paul McCartney). Así, deshaciendo el discurrir de los hechos, consigues vivir una buena noche de rock acústico, como bien pregonaban los carteles del evento.



Ante la sala Galileo, aforo completo e idónea para este tipo de ambientes por la sensación de intimidad y cercanía que transmite, Coque desplegó sus mejores artes mezclando la parte acústica con la algo más eléctrica, dando un repaso a todo su repertorio en solitario y perféctamente secundado por los estudiantes de la Lipa (la Lipa Band), Nueve miembros: vocalista, batería, tres cuerdas (dos violín y chello), baterista, guitarra, bajo y teclado.




Presentó su último y recién editado disco “Termonuclear” (spotify), una especie de calma después de la tempestad, su anterior disco “La hora de los Gigantes” (spotify). Se encuentran sonidos más relajados y personales, como si se tratase de un nuevo giro en su música, un punto y aparte en su vida; Aunque ya es aventurarse a escribir demasiado y sin saber.




Pd.: Me consta que sois personas muy interesantes a la par que divertidas y en otra ocasión quizás, pero en mi entrada ponía Coque Malla & Lipa Band: Concierto. Hay que joderse lo que habla (aka raja) la peña en la Galileo.

viernes, 10 de junio de 2011

Not summer

Playlist recortada para no irnos de madre con el número de canciones ni con la variedad de estilos. Casi todas son novedades.

Lose it de Austra me tiene loco, amen de unas cuantas más.

Buen finde.




The Antlers - Every night my teeth are falling out
Friendly Fires - Hurting
Swedish House Mafia - Save the world
Saul Williams - Dance
The Pierces - You'll be mine
The Sounds - Better off dead
Austra - Lose it
Architecture in Helsinki - Everything's blue
Foals - Total life forever
The Human League - Night people
Hurts - Sunday
Holy Ghost! - Wait and seeFrench Horn Rebellion - This moment
French Horn Rebellion - This movement
Adele - Rolling in the deep (Acapella) (*)


(*) En grooveshark versión de estudio

domingo, 5 de junio de 2011

Laetitia Velma (& Dominique A), Teatro Lara, Madrid

No voy a ser justo con Laetitia Velma y quería serlo, pero siendo sinceros fui a ver su concierto porque le acompañaba a la guitarra Dominique A. Mi pasión por este artista es constante, quiero decir que hay momentos que le escucho más, otros menos, e incluso periodos que no le selecciono, pero sin embargo me fascina todo lo que hace. El viernes noche, le presté mucho atención, casi toda.

Tampoco, por este motivo, voy a ser justo con él, porque en todo momento se quedó en un segundo plano, dejando que Laetitia -¿su churri?- tomara las riendas del concierto y adquiriera su protagonismo. Pero, siempre hay peros, Dominique tiene tanta presencia escénica que ni no queriendo serlo deja de estar, y fue actor principal. Se lució con su guitarra y sus pedales.

Y así transcurrió el concierto. Fascinado. Encantado. Con un dúo que se acoplaron y contrarrestaron a la perfección. Con temas que me sonaron muy bien, voz, teclado y guitarra. Con una intensidad espectacular. Con una artista a la que me entraron ganas de descubrir, Laetitia Velma, y con otro artista, Dominique A, a quien estaré etérnamente agradecido.



¿A quién le importa lo justo y lo correcto?. Enorme concierto.

sábado, 4 de junio de 2011

Algunos Misfits'01

Estoy viendo la serie Misfits y, entre otras cosas, la BSO se sale. He seleccionado tan sólo 15 temas (y de la primera temporada), a pesar de que he tenido que descartar bastantes. En serio, es muy buena, toda la serie lo es. Lástima que mi nivel de inglés no me permita disfrutar más de la versión original, porque merece la pena. El doblaje, esta vez, pierde.

Las canciones las he encontrado en esta web que tiene listada la bso por capítulo. Mola. A disfrutar (y feliz cumple a Vantown)....

Buen finde.




Hot Chip - Out of a place
LCD Soundsystem - Get innocuous!
Hardknox - Attitude
Prodigy - Smack my bitch up
Florence + The Machien - You've got the love
Lady Gaga (feat. Colby O'Donis) - Just dance
Ms. Dynamite - Krazy krush
The Rapture - Echoes
Kasabian - Underdog
Klaxons - Atlantis to interzone
The Courteneers - Not nineteen forever
La Roux - In for the kill (Skream's let's get Ravey mix)
The XX - Stars
Unkle (feat. Richard Ashcroft) - Lonely soul
Joy Division - Atmosphere

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...