martes, 31 de marzo de 2009

Aquellos maravillosos 70

... o lo que es lo mismo That' 70s Show.

Esta serie se sale, en cuanto a humor -guión y demás- y a realización -como está hecha y tal-. Tiene momentos geniales desde el capítulo piloto hasta... hasta el que acabo de ver. El primer episodio se emitió en 1998 y el último en el 2006. Yo la estoy viendo ahora y como al parecer debemos llevar en mi urbanización sin televisión tdt un periodo que puede oscilar entre hace una hora y el domingo noche... toma capítulo entero, el 17 de la primera temporada (por el que voy), es muy bueno (se le pilla mejor el punto sí se conoce a los personajes)...


Videos tu.tv
(también en megavideo)

Nunca he entendido la política de programación de las diferentes parrillas de televisión, por qué nos aburren con repeticiones interminables de algunos capítulos de unas series demasiado vistas y sin embargo por qué otras como esta la relegan a segundos canales u horarios indecentes.

Imelda May

Vamos a ver que os parece esta mujer rockabilly dublinesa...
play it loud, please.


Johnny got a boom boom
(Álbum: Love tattoo)

Lo que no entiendo es por qué cuando estuve en Dublín quienes tocaron en directo me parecieron aburridos y monótonos, no sé, mabey I was leaving the american zone, i meant, not the tourism zone... hasta el antro... que cerró a las 2:30... en fin, que el 27 de abril estará por Madrid.

lunes, 30 de marzo de 2009

Una canción para...

Una canción para decir adiós haría las cosas más sencillas. Conectar los altavoces, dar al play y no hacer nada más, tan sólo esperar. Una nota, dos notas y boom, en un chasquido de dedos asunto resuelto. Sin agobios, sin malentendidos, sin sufrimiento innecesario. Una canción para decir adiós. Fácil, directo, infalible.

¿Por qué me cuentas esto?.

Estaba ayer escuchando un disco de Placebo y me paré a pensarlo. Deberíamos tener canciones para todo. Canción para estar solo, canción para follar, canción para estar alegre, canción para pedir perdón,...

No serviría de nada.

Sí lo haría.

No. Sería otra manera más de comunicación, como las que tenemos hasta ahora, y acabaríamos desvirtuando su uso. Mintiendo. Haciendo trampas. Somos seres humanos. Es algo inherente a nuestra forma de ser. Nuestra idiosincrasia. Nuestros genes.

Eres un escéptico. Siempre lo has sido. No confías en las personas. Tu falta de fe resulta molesta.

No me jodas con citas frikis.

Es verdad. Siempre dudas, pero lo que realmente es hiriente, es que en el fondo eres un romántico. El primero en cumplir todo aquello que niegas.

Somos contrastes. Nos atraen los opuestos. Sentimos la necesidad de complementarnos. Dar sentido a nuestras vidas finitas y ¿qué define una cualidad sino su opuesto?. No me puedes echar en cara el ser humano.

Ahora sí, ahora toca filosofar. Te echo en cara el ser un capullo narcisista y ególatra.

Te estás pasando de la ralla. Tranquilízate. Está bien. Tu ganas. Deberíamos tener canciones para todo.

No me des la razón como a los tontos para finalizar una discusión.

No lo hago. Estoy buscando la canción...

Gilipollas.

No esa no, la de gilipollas no, la de los tontos.

Payaso. No deberíamos ser pareja.

Ese es un lujo que no podemos permitirnos. La homogeneidad de las clases medias no admite variaciones entre unos u otros. Todos somos prescindibles y por lo tanto sustituibles. El sentimiento de pérdida o ausencia son mecanismos de manipulación irreales. Errores de funcionamiento. Un payaso con otro se cura.

¿Me quieres decir que da igual que sea yo u otra persona?.

Siento ser tan sincero. Aplícamelo a mi sí te sientes mejor, no importa sí soy yo u otro, pero la verdad no cambia. Es indiferente. Otros habrá y otros se irán. Sólo hay que querer.

Hace un momento apelabas a la humanidad y ahora niegas su empatía. Aquello que nos hace más humano, la capacidad de amar.

No la niego, la sublimo. Amar es una condición, un concepto, el Dios de los dioses. No se puede rebajar ni vulgarizar encarcelándolo a seres determinados. ¿Por qué quieres a una persona en detrimento de otras?... ¿por qué yo?.

Estoy empezando a dudarlo.

Porque empiezas a ser consciente. No te gusta oír que tus motivos en realidad no se sostienen, son actos de fe, religión pueril. Falta de opciones. Dame un sólo argumento sostenible.

Lo siento.

¿Lo sientes?. Entonces me callo. Tales argumentos no se pueden rebatir. Lo sientes y punto.

Eres un gilipollas.

No es la primera vez que me lo llamas.

Pero igual es la última. Te esfuerzas en hundir lo que tenemos y no entiendo por qué. Funciona. Es bonito. Nos hace felices.

Porque tal vez lo siento.

Gilipollas.

No ves como no era la última vez.

Gilip... ¿Tú me amas?.

Sí.

¿Hasta que punto?.

Me preguntas por mis límites. ¿Qué quieres oír?. ¿Moriría por ti?.

¿Incondicionalmente?.

Sí.

¿Y Cómo lo explicas después de todo lo que me acabas de decir?.

No lo explico. Quizás no sea comprensible o quizás no lo sea aún o nunca. Moriría por ti una y un millón de veces, pero existen más personas por las que moriría. No las conozco y puede que nunca lo haga o quizás ya ha sucedido.

Espera. ¿Me intentas enreversádamente decir que me has puesto los cuernos?.

Te intento decir que fuiste tú quien lo hizo y ya me cansé de mirar hacia otro lado.

Yo no...

¿Tú qué?.

Yo.

¿Tú?.

Yo... no significó nada.

Para mi no. No me importa en absoluto. Pero para ti sí, sí significó. No puedes ser víctima y verdugo. Veo como te consume. Sólo quiero liberarte. Quitarte un peso de encima.

¿Qué va a suceder a partir de ahora con nosotros?.

Toda esta mierda eran teorías con un objetivo, llegar a este punto. Sigamos adelante y sabremos que pasará, para bien o para mal, sea cual sea cada bando.

No sé que decir.

No digas nada. Busca una canción.

[Play]...

Pet Shop Boys

Algo me dice que volveré a oír eso de "somous los Pet Shop Boys".

Regresan con disco nuevo, el single es Love etc, y -al hilo de los comentarios sobre Depeche- estos sí que son coherentes con su carrera. Su nuevo álbum, Yes, contiene su sello, mejor o peor trabajo (¿?), pero suyo.



La verdad es que esta entrada no viene propiciada por este nuevo álbum, sino por uno anterior que estoy escuchando, un directo llamado Concrete: In concert at the Mermaid Theatre. El título ya es bastante aclaratorio. Se trata de la grabación de algunas de sus canciones arregladas para ser acompañadas por una orquesta. La verdad es que le sientan muy bien este nuevo corte de pelo.



---------------------------------

Hace unos años hubo (más o menos) una especie de moda con esta fusión de orquesta y banda actual, debido (bajo mi opinión) a dos trabajos en concreto el S&M de Metallica y el Roseland NYC live de Portishead.

A bote pronto, ha habido otros como Scorpions y su Moments of glory grabado en la plaza roja de Moscu, en otros estilos musicales como Jeff Mills and Montpelier Philharmonic Orchestra y -recientemente (atento Jon)- Whitin Temptacion y el dvd Black Symphony.

¿Alguno más?.

domingo, 29 de marzo de 2009

Diario de un escándalo

Que gusto da ver una buena película bien contada y con dos actrices tan geniales como Judi Dench y Cate Blanchett. En esta ocasión Judi brilla un poquito más.


Mención especial también merece Bill Nighy. Este actor da igual el tiempo que disponga en escena, hay que ver lo bueno que es y como deja su sello siempre.

Una curiosidad para finalizar.
He buscado un tema que sale en la película y que no es parte de la música creada por Philip Glass, muy buena por cierto y que se convierte en un (buen) actor más de la película. En una escena, el joven coge un Lp y pregunta sí eran buenos, a lo que el personaje de Cate responde que la adoraban y es una obra de arte, o algo así. El Lp que sostiene es el disco Kaleidoscope de Siouxie & The Banshees de 1980, sin embargo la canción que suena es Dizzy no publicada en ese Lp. La canción se publicó en el recopilatorio que la banda sacó en el 2002, no había sido grabada con anterioridad (The best of Sioxie & The Banshees)....
que me ha gustado la canción y curiosity kills.

sábado, 28 de marzo de 2009

Depeche Mode

Una radiografía en silencio.

The Sound of the Universe
ha llegado y como tengo jet lag mental he tardado dos días en acordarme. Siendo Depeche eso es una autentica barbaridad por mi parte. Estoy escuchando este disco por primera vez según escribo esta entrada -y hago otras cosas, nada bueno puede parir la atención dispersa-.


Primeras impresiones, con sus pros y sus contras,
demasiado erráticas pero intuitivas,
y siempre sujetas a la oxidación.

Comencemos el viaje por este universo de sonidos. El disco comienza con In Chains, canción que a mi me sabe a inicio de concierto en directo. Es una de esos temas con los que tanto les gustan empezar sus show, lenta en ritmo y sonido, con progresión posterior en la que te dejan intuir sólo un poquito de su mundo, al quieres entrar. En mitad de la canción el sonido recuerda a alguna canción anterior -and thk u-, ¿se estarán auto-homenajeando?.

Segundo corte y no es una metáfora, Hole to feed. Están jugando con las bases rítmicas en detrimento de la melodía. Cada vez más tengo la sensación de que están reinventado y adaptando su sonido a los nuevos tiempos. El viejo placer vestido para la ocasión. Sangre golpeando el pecho.

Tres, Wrong. Es el single presentación. La única que ya conocía. Me gusta, es tramposa, rayante y el vídeo es más que interesante. Me gustan los regresos de los de Basildon. También es verdad que es prima hermana del Kingdom de Dave en solitario. Son una droga y nosotros sus adictos. ¡Una dosis más!.

Fragile Tension. En este punto uno piensa en transiciones, backing vocals, notas sostenidas, guitarras desterradas y poca atención. Frágil puede, tensión poca. Estoy ciego, no poseo una visión global. Extrapolo cada sonido y los degusto por separado. No recompongo el puzzle.

Como nos descuidemos vuelve el gospel. Me parece que estamos en la curva del café, en pleno descenso. El trallazo inicial es un eco. Quizás el orden de las expectativas no concuerda con la dictadura de las sensaciones. Little soul. Para momentos en los que el alma exista.

No, no es Precious, es In sympahty, y también conecta con esa sensación de buena fe, ánimo y dulce alegría. El ritmo sereno de quien con cada segundo puede narrar tu vida en recuerdos. Tacharme de cursi u hortera, es perfecta para sonreír en complicidad. Quizás comenzar de cero. Deseo que no sea una isla desierta en un mar de hastío.

Otro paso más, otro déjà vie sobre su música. Breve. Tres segundos y se torna en Peace. El concepto de paz puede ser muy amplio cuando sólo debería ser uno, paz. Mis sinapsis están desconcertadas con lo que escuchan. Tendencia hacia un estilo coral, voces, y hacia los efectos especiales, están jugando con los jingles de una producción radiofónica. En un baúl cabe todo, pero algunos deberían estar cerrados, no abrirse y no salir de viaje. Confusión. Me desagrado cuando mi atención se centra más en lo negativo y pierde la oportunidad de salvar pequeños detalles.

Estoy extraviado, perdido, desubicado. He roto el clima que había creado. Al final este tema va a ser una súplica, por favor, Come Back. Sufro densidad mental. Necesito el desfibrilador para mi coma anímico.

Spacewalker. Un instrumental, lento, muy lento. No ha sido buen momento para conocerlo. No sólo importa lo que se crea, sino cuando es descubierto. Víctima de las circunstancias. Mi culpa. Es breve, gracias. No me lo tengáis en cuenta.

El metrage no juega a vuestro favor. El tiempo es oro y el ocio manipulación. Nadie os derriba por ko, pero perdéis por puntos. Perfect. No me gusta ser fan, consiento, como a las personas que quiero, permito, sacrifico, cedo, justifico, y no me produce sensaciones negativas... no debería ser así.

Primera nota. Vuelve la esperanza y las contradicciones. Por esto soy fan suyo, la cara sin lavar, fuera maquillaje. Deleite en estado puro, sin agentes corruptores. Miles away. Definitívamente necesito a los Depeche más enérgicos, con o sin ruido, con oscuridad, sin oscuridad. Me subyugo a los fondos rítmicos rayantes. Me gusta que me envuelvan, me abracen, me confundan y me traten con sinceridad... se que bajo el listón, pero es mío y así lo quiero. Las ganas vencen al resultado.

Cuando llevas demasiado tiempo, y nunca el suficiente, escuchando a un grupo, aunque te puedan sorprender, aprendes a reconocer lo que te vas a encontrar con una pequeña muestra. Jezebel es la nueva mujer de Martin. Elementos recurrentes que no pueden faltar. Ahora mismo, en este preciso instante, no coincidimos.

Fin del viaje. Un poco tarde para corrompernos. La osadía nos hace creer que podemos ordenar las paradas del camino, pero una meta que te invita a continuar el trayecto no es un buen augurio. Las cosas buenas necesitan un fin por necesidad. Acabar queriendo comenzar es un eterno retorno a la insatisfacción. Corrupt.


Depeche, siempre es depeche, aclaro que no soy objetivo con ellos, pero sí algo tienen algunos discos que me gusta, y otras veces me desespera, es que no tienen reina, sino muchas princesas.

La primera pega, y casi única, hasta que la empatía me haga subirlo de nivel, es que es un trabajo irregular que oscila entre "pasable" y "no está mal" con algunos momentos "geniales". Decae a cada paso del reloj, cáncer de timing. Lo dicho, en cuanto lo escuche más y preste más atención, pasará a ser un disco de Depeche, más que suficiente.

He vomitado lo primero que me ha pasado por la cabeza, con todo lo que eso implica, ahora ya puedo empezar a descubrir como es realmente este trabajo. Lo dicho, primeras impresiones, sed buenos...
¡Que comience mi juicio!.

viernes, 27 de marzo de 2009

Love of Lesbian Joy Eslava 26/03/09

La idea principal, el recuerdo que guardo y guardaré del concierto de anoche, es que me lo pasé como hacía mucho tiempo. Esta banda es muy buena. Afirmación contrastada por al menos dos opiniones, la mía y la de mi dolor de cabeza debido a los efectos que la luna causa sobre el mar.

En su directo te lo pasas bien, muy bien, repito, muy pero que muy bien. Combinan humor con muy buen sonido. Su repertorio da para ello. Tocaron muchas canciones del disco anterior, ¡bien!. El final es una auténtica apoteosis en pro de la fiesta, [spoiler] vestidos de algo dejan el escenario y se lanzan al público para bailar todos juntos la canción que suena por megafonía...
¡que buen rollo!.



El vídeo anterior es la canción Club de fans de John Boy de su nuevo disco 1999. A mi me sigue gustando más Cuentos chinos para niños del japón, pero claro, uno además de ser lesbiano está convencido de que es uno de los mejores discos del mundo mundial. Un grupo que es capaz de crear Universos infinitos y Noches reversibles en un mismo trabajo... por poner dos ejemplos.

Todo esto que no es más que relleno porque sí tuviera que definir el espectáculo -que es un pedazo espectáculo- con una palabra, y puedo hacerlo, es:
complicidad.

... ah, y algún tercio de más, ayuda.

Reclamaciones técnicas sobre sonido y demás, por favor dirigirse a...

Hubo teloneros, un grupo maquetero llamado cohetes que no suenan ni bien ni mal, y ese es el problema, sorry, pero me dio la sensación de que os faltaba un algo que os identifique.

Y como he leído a los Sindrogámicos, que tienen más razón que quien tiene razón, santo o no, eso de que te echen nada más acabar el concierto, no ayuda... nop.

jueves, 26 de marzo de 2009

Ten

Pearl Jam reeditan su disco Ten.


No he oído la reedición y no sé sí aporta algo nuevo, es sólo marketing o ambas cosas, pero me parece una excusa estupenda para volver a recuperar su música, de hecho hace unas semanas volví a escuchar todos sus primeros trabajos.

El motivo por el que he mencionado esta reedición es porque sí una canción cambió mi vida musical fue Jeremy y estaré eternamente agradecido a este grupo. Por esos años andaba yo hastiado, lo digo en serio, aburridísimo en cuanto a música y radiofórmulas varias y un buen día sintonicé radio3 -grande siempre- y me quedé...
sonó Jeremy.


... creo que no es necesario que explique la amplitud de mis gustos musicales desde entonces.

En el programa 180º (de radio3) hacen una pequeña reseña (junto a Paco Pérez Bryan, ¡no me perdía un 'De 4 a 3'!), pero bueno, hoy me voy a ver a lo lesbianos...
sino llegamos tarde que pintan tercios.


Pd He puesto Jeremy, como podría haber puesto Alive, Evenflow, Once, Why go, ...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Lock, Stock and Two Smoking Barrels

Por fin he visto Lock and Stock. En vez de dar rienda suelta a la verborrea habitual, sólo diré: ¡coño, que buena es!.


Inmenso el debut del Ritchie, Guy de nombre.

martes, 24 de marzo de 2009

Audrey Kawasaki




Un hombre en la oscuridad

Primero sentemos ciertos precedentes a la hora de valorar este libro.

No sé sí le pasará o no a mucha gente, pero para mi Paul Auster es ese escritor del que oí hablar a partir de la película Smoke, la cual me gustó, y desde entonces tengo asociada a su imagen la etiqueta de buen escritor sobre temas actuales, pero para mi mayor "vergüenza", nunca he leído. Así es, no he leído nada suyo... hasta este libro, Un hombre en la oscuridad.

No voy a hacer una sinopsis porque para ello es mejor invertir ese tiempo en leerle a Él, tiempo muy bien invertido. El libro me ha encantado. No puedo compararlo con el resto de su bibliografía, pero sí puedo decir que es un buen libro.

Sí bien el inicio es un poco confuso, poco a poco te atrapa. Mezcla dos historias, realidad y ficción. La parte de ficción y la que coincide con el casi final del libro son lo mejor de la obra. Su lectura es muy fluida y eso que trata temas no exentos de interés.

No quiero decir mucho más porque no creo demasiado en las críticas literarias o cinematográficas (o musicales), en el sentido de que prefiero las recomendaciones y que cada cual decida que le gusta o no, sin ir condicionado por palabras previas -"no pido na"-. Contradictorio para quien tiene un blog y chapurrea palabras sobre distintas obras... that's life.

Para mi, recomendable.

Ya he leído un libro de Paul Auster, una cosa menos que hacer y muchas más en el futuro, porque el estilo que tiene narrando me ha parecido de lo mejorcito que me he encontrado últimamente, así que cuando se me pase el buen sabor de boca que me ha dejado -que me durará unos meses largos- y haya saboreado otros textos, leeré otro libro suyo.

¿Alguna recomendación?.

lunes, 23 de marzo de 2009

The Maccabees

Ains, que he empezado muy tranquilo la semana -en el blog- justo lo contrario que en el no blog, así que...

The Maccabees, estos muchachotes que publican su segundo álbum (Wall of arms) y que deben su nombre a la Biblia, al parecer les dio por abrir semejante libro de bolsillo y buscar su nombre en la página que apareciera, los Macabeos, menos mal que no estaban leyendo el playboy que sino se llamarían "la conejita del mes" o "90x60x90 aficiones leer a Joyce y ayudar a los niños", tienen nuevo single viejo, es decir, han sacado un vídeo para el segundo single (Love you better) del segundo álbum, que no el primero (Colour in it) que también es aconsejable, pero a mi me sigue gustando el primero, single no álbum, No kind words, porque es un temazo.
-de nada, me gusta liar las frases-



Por cierto, me encanta el cambio de ritmo del minuto 1:26...

Nothing compares 2 U

De las ventajas que tiene la wikipedia en castellano comparada con la inglesa, es que la diferencia de información, a la baja, es ideal para hacer un post no muy largo:
Nothing Compares 2 U es una canción escrita a mediados de la década de los 80 por el artista estadounidense Prince [o como se llame ahora (por no actualizar a cada segundo)], para su propia banda, The Family. La canción, cuya traducción en español podría ser Nada se puede comparar a ti [detallazo oíga], estaba dedicada a la actriz Susannah Melvoin [gemelas, rollito laboral, ¿quién has dicho?].

Esta canción estaba contenida en el álbum homónimo de The Family, del año 1985. Sin embargo, al no ser editado como single [excusas, era joven, la universidad, no me había cambiado el nombre casi], sino como una canción más del álbum, la canción no recibió el reconocimiento que posteriormente alcanzaría gracias a la versión que en el año 1990 hizo la cantante irlandesa Sinéad O'Connor [normal, es impresionante], contenida en su álbum I Do Not Want What I Haven't Got [esta no la traduce].

El tema ocupa el puesto centésimo sexagésimo segundo [¿ein, cúal?, leer este número así es como ver el la predicción metereológica: te concentras, pones interés, escuchas, no te distráes y al finalizar no tienes ni idea de que tiempo va a hacer, ¡te has saltado tu provincia!] de la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos [¡500 mejores!, eso es que no está entre las 100], según la revista Rolling Stone [¿edición digital?, con este dato ya podemos dormir tranquilos].

¡Seré jeta, digo, vago!.

Trasteando por ahí he encontrado/recordado la versión que Stereophonics hicieran...



... y no he podido evitar ponerla, porque aunque haya sido repetida hasta la saciedad, la canción es muy buena. Prince la ha cantado en numerosas ocasiones, una de ellas suena así de bien...



... y cómo no, Sinead O'connor la hizo tan personal que sería impropio no despedirse con ella...



... y digo despedirme, porque existen algunas versiones más, pero a mi no me aportan nada...
sí, estoy vago.

domingo, 22 de marzo de 2009

Late Night Show

Hoy en Estudio Abierto tenemos con nosotros a un invitado de excepción, Lucas Hilván. Bienvenido y gracias por estar aquí.

El placer es mío.

Estás presentando tu nuevo libro no escrito, “El corazón del cemento”. Recordemos a todos nuestros telespectadores que Lucas Hilván es un caso excepcional de escritor ya que nunca ha publicado ninguno de sus trabajos. ¿Es correcto?.

Así es, Anna. Llevamos casi dos semanas inmersos en la vorágine de la promoción. “El corazón del cemento” es mi décimo tercer libro no escrito.

Luego hablaremos de él con más calma. ¿Cansado de tantas entrevistas?.

Sí, Anna. La verdad es que necesitas mucha dedicación y esfuerzo, pero se lleva bien y más cuando estamos ante un público tan fantástico... y perdón por el peloteo.

No hace falta excusarse. Tienes ya demasiadas tablas en estos tejemanejes. Te lo habrán preguntado millones de veces, pero ¿cómo llega un escritor a ser una de las plumas más famosas sin haber publicado una sola palabra?.

El concepto pluma es un poco ambiguo, es broma. Me lo han preguntado infinidad de veces y no me extraña. Yo mismo no me lo llego a creer.

¿De verdad?.

Sí, lo prometo. Fue hace ya siete, no, ocho años. Estaba charlando con mi amigo Oscar.

¿Oscar Ventura, el editor?.

Sí, Osquillar para los amigos. No le gusta que le llamemos así, ni a nadie, pero todos lo hacemos para fastidiarle. Somos así. Nuestros padres eran amigos y crecimos juntos. Ese día le comenté que iba a escribir una historia. Siempre he tenido buena imaginación. Osquillar, Oscar, comenzaba un programa en la radio local sobre libros y cine, sus dos pasiones, sin contar a su mujer. Pasión que compartimos.

¿No me digas?.

Es broma. Un saludo a Sílvia. Es fan de tu programa.

Un saludo para ti Silvia y gracias por vernos.

Me debe una cena.

¿Por qué?, sí podemos preguntar.

Porque no se creía que fuera a ser capaz de sacar su nombre en esta entrevista.

Señoras y señores un aplauso, por favor.

Eres muy amable. Yo y mi estómago os lo agradecemos.

Nos hablabas de Oscar, el marido de Silvia, y su programa de radios.

¡Que bueno!. Sí, eh, Oscar. Se le ocurrió que nunca había entrevistado a un escritor antes de serlo. Hablaba del proceso creativo y la incertidumbre del resultado. Me convenció para ir como invitado.

Oscar Ventura tiene un gran poder de persuasión.

Eso y las cinco cañas que nos habíamos bebido.

En este país hacemos negocios entorno a una mesa o una barra.

Cierto. Muy bueno el catering del programa.

¿Quieres tomar algo?. Se lo preguntamos a nuestro público. ¿Tenéis sed?. Nuestro público ha hablado. Producción traigan unas cervezas para el plató.

Y unas olivas.

¿Olivas?.

Fuera de España no te ponen olivas con el pincho. Están sin civilizar.

No se diga más, Olivas y cerveza para todos.... Seguimos conversando con Lucas Hilván ¿Cómo terminó el programa de radio?.

Para nuestra sorpresa despertó mucha curiosidad. La gente hablaba. “¿Has oído al tipo ese que va a escribir un libro?, tiene que ser bueno”. Empezaron a hacerme entrevistas y más entrevistas, no sólo a nivel local sino ya nacional. Caía bien.

La entrevista está siendo muy agradable y acogedora. Eres uno de esos invitados, pocos por cierto, que todos nos pegamos por entrevistar.

Gracias. Para Anna olivas y un pinchito de jamón...

... o sólo el jamón.

Eso es, jamón. No conozco a nadie que no le guste el jamón.

Me está entrando hambre, pero sigamos.

Con tanta entrevista, como ya he mencionado, no me daba tiempo a escribir. Se creó una especie de bola de nieve. Cada vez era más grande. A nadie le parecía importar que no hubiera escrito el libro. Asistía a presentaciones, fiestas, eventos de todo tipo y los meses pasaron hasta que un día se me ocurrió decir que estaba trabajando en mi segundo no libro.

¿Vaqueros para señoritas?.

Ese es. Con el tiempo he llegado a creer que fue un efecto de la ilusión. Dimos por hecho que el resultado era bueno. Nos ilusionó y como no fue escrito, no nos decepcionó. Además el deporte nacional de este país no es le fútbol, sino el poder hablar sobre el trabajo de los demás y con el mío no hace falta leérselo y todas las opiniones son válidas. Es perfecto. Con este segundo libro todo volvió a repetirse. De nuevo entrevistas, presentaciones, fiestas,... cañas y olivas.

Aquí están. Nuestros espectadores desde sus domicilios no podrán observando. Ángel enfoca al plató. Ángel es uno de nuestros cámaras. Un gran cámara.

Todo un hombre objeto.

Un gran hombre objeto... se ríe... les describo la situación. Cinco, séis, siete camareros están repartiendo bebidas entre el público. Hay un estruendo tremendo en el plató. Fantástico

Y a nosotros.

Como bien dice Lucas, nosotros también estamos bien servidos. Así es la magia de la televisión. En Estudio Abierto todo es posible. Estamos conversando, y bebiendo, con Lucas Hilván. Lucas, tu nuevo libro “El corazón del cemento” habla de la soledad en la gran ciudad. ¿Cuánto de autobiográfico hay en él?, es decir, ¿cuánto del Lucas hombre hay en este trabajo?, ¿en tus no libros en general?. Me cuesta hablar de no libros.

Siempre que uno escribe, crea o hace cualquier cosa, aportas parte de ti mismo por mucho que lo niegues. En “El Corazón del cemento” intento hacer una radiografía del anonimato oculto dentro de las masas. Rodeados de gente podemos estar aislados y las grandes ciudades cada vez son más impersonales. Mejor dicho, hay dos vertientes, el barrio que es cada vez más barrio, como guetos, suelen ser los barrios más modestos y periféricos, y por otro lado los distritos. Marco la diferencia con las dos palabras, barrio y distrito. Edificios grandes con millones de personas viviendo en ellos sin saber siquiera quienes viven al otro lado de la pared. Cuento la vida de un joven introvertido que empieza viviendo en un barrio pobre. Quejándose todo el día del intrusismo personal de sus vecinos y según prospera en su trabajo y se muda a un distrito, con una casa más lujosa, echa en falta ese contacto.

Hablas de la vida en la ciudad y las dicotomías que subsisten sobre ella. Ahondas en las diferencias revisitando el clásico hombre pobre-hombre rico.

Se podría decir así. ¿Me pasas una oliva, por favor?.

Sí, toma. Estás buenísimas.

Gracias.

En tu libro, tu no libro, también incluyes más elementos. Toda la historia está salpicada de una trama de misterio.

Por supuesto. Filosofar está muy bien, pero sí no hay asesinatos, engaños, secretos ocultos, misterios sin resolver, cuesta mantener el interés más allá de tres páginas. Hay que ofrecer un buen envoltorio en los regalos.

¿Y sexo?. Con el sexo todo vende mejor.

De hecho es la única premisa. No la he mencionado porque me gusta oírselo decir a una mujer, a una mujer hermosa.

Gracias. Señoras y señores: Sexo. Practiquen sexo. No ahora. Luego. Ahora vean nuestro programa.

¿A qué hora sales de trabajar?.

Antes de que nos suba a todos la lívido -a las 3 de la madrugada- tuviste malos momentos. Con tu quinto libro.

Buen bromuro, Anna. Sexto, el libro fue el sexto.

Perdona. Tu sexto NO libro “El engaño de Mefistófeles”.

Fueron unos días difíciles. Intenté abordar la infidelidad desde un punto humorístico y no salió bien. Recibí muchas críticas. Me llevé una gran decepción, porque para mi es una obra que me sigue gustando. Esperaba mejor aceptación, pero de todo se aprende y es necesario sufrir fracaso. Una prueba más de que nadie conoce los mecanismos del éxito.

La idea no era mala, pero tal vez este país todavía no estaba preparado para oír hablar de infidelidades, casa real y parafílias extrañas, por no entrar en detalles y no reavivar viejas polémicas.

Te lo agradezco. La parte más conservadora e intransigente de este país puede ser muy cruel. Tampoco era para tanto, hay a quien le excita la ropa interior de cuero y a quienes les gusta llevar pañales durante el acto sexual.

Siempre has sido un poco provocador.

Prefiero decir que no aprendo ni a hostias. ¿Se puede decir hostias en este horario?.

¡Hostias!, no me lo había preguntado nadie.

Hostias pues. Parecemos del mimos Bilbao.

Hablando de Bilbao, allí se filmó la película basada en tu no libro “La ira del escocés”. La película cosechó una gran éxito de público, no así de crítica.

Ni por mi parte.

Te desvinculaste de la obra. ¿Por qué?.

Cuando me propusieron hacer la película di el visto bueno. El equipo de actores y el director son muy buenos. Leí el guión y firmé mi consentimiento. Un error de novato, de principiante.

¿Un error?.

Sí. Perdí el control artístico de la obra y esta se desvirtuó. Dejaron al lado la idea principal de la historia para crear un producto totalmente diferente. No es que esté en contra de este tipo de películas, ni mucho menos, sino que no tenía que ser “La ira del escocés”. Se podría haber llamado “Tetas y porros después de las diez” y no hubiera pasado nada. Incluso hubiera mejorado.

Leí una entrevista que te hicieron para el diario “El consenso del norte” y cargaste contra ellos. Te despachaste a gusto. ¿Conservas amigos de esa película?.

Perdí la relación con varios de ellos, el productor, el director y un par de actores. Pero eso demuestro que la amistad es un término prostituido. Enseguida nos vanagloriamos de la amistad y a la mínima dificultad la destrozamos. Por el contrario mantengo muy buena amistad con el resto. Entendieron que fue una crítica, una diferencia creativa. Sus trabajos son buenos, lo malo es que están en una castaña de película, por ser sinceros. Aunque fue difícil, hubo tensión, pero ya está todo olvidado.

El hecho de criticar tanto una película porque no es fiel a un libro, libro que no está escrito aún, ¿no es una paradoja sin sentido?.

Casi tanto como preparar una entrevista sobre su obra a un escritor que no escribe.

Touché. El mundo es una locura. Casi te otorgan un premio literario.

Eso sí que fue treméndamente divertido y una prueba irrefutable de que el mundo está loco. Me nominaron como finalista del premio Planeta por mi obra “Soñadores de madrugada”.

¿Es verdad que quisieron cambiar las bases del premio para incluir obras no publicadas?.

Sí, pero al final no lo hicieron y no puede participar. A algunos académicos, y no quiero mencionar a nadie sillones h y p, en ese orden, presionaron para que no fuera así.

Perdona que me ría. Me ha hecho gracia el orden de los sillones, h y p.

Calla, calla, que me buscas una querella por difamación materna.

Eras favorito para ganar el premio.

Ya te he dicho que el mundo está loco. Siendo sinceros no debía ganar. Está clarísimo que no es una de mis mejores obras...

Siento mucho tener que parar esta entrevista, estamos disfrutando, pero el tiempo en televisión es quien manda.

Lo sé. Yo también estoy muy cómodo.

Muchas gracias por haber compartido estos momentos con nosotros, por la caña y el pincho, y ya sabes que esta es tu casa. Puedes volver cuando quieras.

Estaría encantado.

Quizás para tu próximo Nolibro.

Sí. Perfecto.

Antes de que te despidamos con un fuerte aplauso. Señores suelten un momento sus vasos. ¿Piensas escribir tus obras?.

Sí, pero siendo sinceros, no creo que nadie quiera. Como dijo Hitchcock “No hay ningún terror en un disparo, sólo la anticipación a él ”. No queremos que nos cuenten las historias completas, con todo masticado, queremos poder imaginar, ser partícipes de ellas, y ¿qué mejor forma de dar total libertad a la imaginación de cada uno que lo que yo hago?.

Hitchcock también dijo “Es una vergüenza salir por televisión, pero mi familia quiere comer”.

Eso es porque no le llevaron unas cervezas mientras le entrevistaban. Era un estirado, un genio, pero un estirado.

Eres una persona sincera y eso las personas lo valoramos.

Nunca he engañado a nadie. Me preguntan respondo. He tenido suerte.

Un placer. Lucas Hilván

viernes, 20 de marzo de 2009

What's in the box?

No sé quién es el autor, ni sí es una campaña viral o como se llame, pero este corto de nueve minutos está muy pero que muy bien hecho...



Que me gustan a mi estas cosas a lo Resident Evil, 28 días después,... Zombies Party.

Bat for Lashes

Bat for Lashes publican disco nuevo, Two Suns.

La verdad es que su anterior álbum no lo he escuchado apenas, el tiempo es limitado, pero sí lo suficiente para que me llamará la atención alguna canción. También hacen una versión del A forest de The Cure que gusta muchísimo -ambas canciones-.

Ayer vi el nuevo vídeo, Daniel. Es una pasada de canción -y vídeo-. Como el resto del disco sea similar...

jueves, 19 de marzo de 2009

Quemar después de leer

He ido al cine He visto otra película.

Es la última película que he visto y es una de esas "cosas" que me despiertan más preguntas que ganas de opinar o decir que me ha parecido. La mayor curiosidad que tengo, de hecho me intriga bastante, es saber:

¿por qué dicen que es tan buena?.
(quien lo diga).


Jane Birkin

Hoy me he levantado muy tranquilo,
hacía mucho tiempo que no dormía tanto y tan bien.

Esta mujer es imprescindible para conocer la música francesa -inglesa de nacimiento-, mejor dicho, es una mujer imprescindible, bajo mi modesta opinión.

Jane Birkin fue pareja de Sergei Gainsbourg, palabras mayores. Su mayor éxito y por el que les llegó la fama fue la canción Je t'aime... moi non plus. Esta canción ha sido versioneada numerosas veces por no pocos artistas, tan sólo un ejemplo que a mi me parece más que notable: Brian Molko (Placebo) junto a Asia Argento.

Jane y Sergei tuvieron una hija, Charlotte Gainsbourg, también cantante y con cositas tan interesantes como esta: Songs That We Sing. No he mencionada nada de sus carreras cinematográficas, de ambas, madre e hija, que por lo que estoy leyendo son para dedicarles unas cuantas horas.

Pero el post trata sobre Jane Birkin. Su último trabajo del 2008, que sino me equivoco ha estado presentando por España a principios de mes, se llama Enfants d'Hiver. Es precioso por cierto.


Période Blue

Ahora mismo estoy escuchando un álbum suyo anterior del 2004, Rendez-Vous. Es un trabajo de duetos con artistas de la talla de Brian Ferry, Manu Chao, Brian Molko, Françoise Hardy, Feist,..., por citar a priori a los más conocidos y/o interesantes.


Como la portada me parece genial, he buscado de quién era. La fotografía está realizada por Kate Barry -merece mucho la pena dedicarle unos instantes a su obra-, hija también de Jane Birkin y de John Barry -de sobra conocido por sus bandas sonoras-. Estuvieron casados antes de que conociera a Sergei. Desconozco sí hubo lío de prensa rosa, carnaza vaya, pero tampoco me interesa.
¡Hay que ver cuanto talento rodea a esta mujer!.

Esta mujer tiene muchas colaboraciones y muy interesantes. Sí buscamos un poco más, nos encontramos trabajos fantásticos. ¿Nos ponemos los dientes largos?, sin apenas buscar han salido nombres como Portishead, Franz Ferdinand, Brett Anderson, Beck o Yann Tiersen con el tema Plus D'Hiver (canción y make off) para el álbum Les Retrouvailles de este último. Promete, ¿no?.

The Simple Story (dúo con Feist, álbum Rendez-Vous)

Sin contar la serie de grandísimos artistas que han compuesto canciones para ella, como es el caso de su disco Fictions (2006) en cuyos créditos figuran nombres como Neil Young, Beth Gibbons, Tom Waits y Dominique A (¡que bueno es Dominique A!... y el resto).

Una delicia de mujer. No me extraña que enamorara allá donde fuera...

miércoles, 18 de marzo de 2009

Alain Bashung

Descanse en paz.

A través de File Sourires me he enterado que este 14 de marzo ha fallecido Alain Bashung, uno de los grandes del país galo. Como despedida nada mejor que su música y con el mismo vídeo que allí he encontrado, que intuyo que algún ingrediente tendrá para que os guste...


Dustin Mclean

Animación realizada por Dustin Mclean (aka Dustball) que se puede ver mejor aquí y también se puede ver en vídeo...


martes, 17 de marzo de 2009

The Whitest Boy Alive

Realmente este es el grupo que iba poner ayer.

The Whitest Boy Alive tienen su sede en Berlín -oh, algún día iré- aunque este segundo trabajo lo han realizado en un estudio que se han montado estos muchachos en México -que se note que he leído algo-.

Llevo unos pocos días escuchando su segundo álbum Rules. Es muy bueno. Mantiene un nivel constante y poco a poco te empieza a envolver y no te suelta. Tiene momentos tranquilos y otros más bailables, pero todos con elegancia y perféctamente hilvanados. Música de baile downtempo con ambientes progresivos que no culminan en catarsis rítmicas -ains, que se note que de etiquetas ando flojo-.
... en este tipo de sonidos,
el disco está muy bien
.

Keep a secret

Uno de los componentes es un tipo de los que parece que todo lo hace bien, un reymidasmás. El chico se llama Erlend Øye -¿cómo se lee?- y forma parte (también) de Kings of Convenience responsables de (entre otras cosas) misread...

Kulik Larissa

Star Wars Exhibition

Tiene sus pros, sus contras, su aquel, su otro, su cosilla, pero sí no exageramos no somos nada y sin polémica no hay honor -creo que me he aprendido mal los refranes-, así que mi opinión sobre esta exposición es:

I want my money Back!!!!


Eché en falta el gusano de arena (de especia)...

lunes, 16 de marzo de 2009

Say Hi

Hacía mucho tiempo que no me encontraba con una canción que me gustase, me diera buen rollo y no me enterase quién era el grupo. Cosas de la radio y el coche.
Oh oh oh oh oh oh oh

Ayer me recomendaron a este grupo Say Hi -gracias- y ¿cuál es mi sorpresa hoy?... es suya la canción. ¡Que bien!.

Sin más, que para eso ya está la wikipedia...




Y el disco me está gustando... es su último trabajo llamado Oohs & Aahs.

domingo, 15 de marzo de 2009

Volveré

Es extraño. Ambos queremos dormir el uno junto al otro. No es falta de pasión. Ya habíamos experimentado más que suficiente con nuestros cuerpos y el deseo permanecía alertar. La química entre nosotros funcionaba. Es intimidad y no estoy acostumbrado a ella.

La había conocido unas horas antes en el Shootgo, una pequeña sala de conciertos situada en el barrio de pescadores. Una joven banda amateur marcaba la atmósfera con versiones de Interpol, Editors, The Cure... mientras la luz tenue se mezclada con haces rojos y azules. El resto de colores no existían. Eran proscritos. El aforo estaba completo y el ambiente era denso, cargado de emociones. Demasiadas palabras para tan poco viento. Me alejé de mi grupo en dirección a la barra. Me faltaba aire. Pedí una copa. Ella hacía lo mismo. Charlamos. Desde el primer momento nuestras cartas descansaban sobre la mesa. Elena fue quien comenzó. Huimos. Tomamos un par de copas más en otro local, Melvins, también atestado de gente, la noche acoge a todo tipo de personas, y de ahí a mi apartamento.

Su respiración es pausada. Su cuerpo oscila imperceptiblemente. Relajado. Satisfecho. Se ha dormido antes que yo. No creo que finja. Es hermosa. Con gusto arrancaría mis ojos para que vierais por ellos. Siento tanta belleza atravesando mis pupilas que me duele el instante ínfimo en el que parpadeo. No la he fotografiado todavía. No soy un loco obsesivo, ni un demente estrambótico. Soy un coleccionista. Guardo fotografías de todas las mujeres que han compartido mi cama. Espero a que el sueño las reclame, saco mi cámara y capturo su ser. No es pornografía. Tampoco es una depravación sexual. Únicamente retrato sus caras. ¿Fetichismo?. Odio esa definición tan irreal, tan negativa. Mientras dormimos somos libres. Confiamos en quien comparte nuestro descanso. Así prefiero entenderlo.

Podría mentir, pero mi colección no es muy amplia. Apenas pasa la veintena. Un corto bagaje para quien ya ha malgastado media vida y la envidia de quienes no se atrevieron a probar o se sintieron realizados antes de tiempo. Falsamente realizados. El amor eterno sólo cobra sentido en existencias mortales. El fin se sirve del miedo como alcahueta sucia y desleal. Pero yo no soy una excepción y a cada paso que doy caigo en su embrujo. Recuerdo la primera vez. Siempre es importante como empezamos. Fue la primera en todo. Beatriz.

Teníamos veintiún años. Llevábamos juntos algo más de tres. Descubríamos la vida. Una noche de madrugada sonó mi móvil. Un mensaje a destiempo. Eran los primeros teléfonos y todavía no conocíamos las pautas de comportamiento. Lo silencié antes de que ella se despertara. Gracias a la torpeza propia del desvelo inicial conecté la cámara involuntariamente. Me equivoqué de tecla. La pantalla se iluminó y allí apareció ella. Su imagen me cautivó. Sentí una atracción incontrolable. En la imperfección y la poca nitidez de mi cámara parecía otra. Una mujer llena de misterio y sensualidad. Transcurrieron los minutos. Varias veces tuve que reconectar la cámara del teléfono que insistía en apagarse y privarme de su visión. Observé todo su cuerpo a través de la pequeña pantalla hasta que fotografié su cara. Una única fotografía. Nunca se lo conté. No me avergonzaba en absoluto, era egoísmo. Mi placer egoísta y solitario. Me sentí poderoso. Amo, dueño y señor.

Durante días estudie el retrato robado. Sus párpados cerrados. Su boca entreabierta. Su nariz apoyada contra la almohada. Transmitía tanta vida. Inmutable en el tiempo. Las sombras. Me enamoré de los espacios ocultos que mi imaginación terminaba de mostrar. Todo era parte de una obra de arte. Cada elemento era sublime, en conjunto y por separado. Suena estúpido, pero me sentí el guardián del arte, el museo del recuerdo de nuestra relación, antes, ahora y siempre. La huella inequívoca del tiempo.

Unos meses después rompimos. Esa noche nada tuvo que ver en ello. Evolucionamos hacia caminos diferentes. Nuestras vidas cambiaron demasiado rápido y ninguno de los dos se preocupó de llevar equipaje. El amor es eterno mientras dura como reza la canción. No fue un plato de buen gusto. Nunca lo es por mucho que insistamos en repetirlo. Tardé algún tiempo en superarlo, sí es que se puede superar el primer amor. No quise conocer a nadie ni dejar que me conocieran. Me convertí en la mascota del hortelano. Encerrado en mi apatía temporal. Una noche presionado por mis amigos y con alcohol de por medio volví a la vida. No sólo como espectador o mero transeúnte sino como protagonista. Laura era su nombre. No recuerdo como nos conocimos. Había bebido demasiado. La noche bajo la luna ebria confiere falsa seguridad a sus acólitos y los errores se suceden uno detrás del otro. Afortunadamente a veces errando acertamos de lleno.

Laura era todo lo contrario a mi. Lo opuesto a lo que había poseído y a lo que buscaba. No teníamos nada en común. Nuestra compatibilidad máxima estaba por debajo de la línea que define la propia incompatibilidad. Se metió dentro de mi. Muy dentro. La ame. La primera noche que dormimos juntos, ni tampoco las siguientes, no recordé mi afición. Mi alma estaba aún dolida y era incapaz de disfrutar. Una noche sucedió. Ella se durmió antes que yo. Estábamos exhausto, pero el insomnio hizo acto de presencia en mi. Me incorporé sin despertarla y me quedé sentado en la cama con la espalda apoyada contra la pared que hacía las veces de cabecero. Mi pequeño apartamento escondía demasiados recuerdos y por primera vez estaba con otra mujer y me gustaba. Miraba al presente sin volver la vista atrás. Nunca el insomnio tras un buen orgasmo ha conseguido arrancarme idea alguna. Dejé que la ausencia de mis pensamientos vagara por la habitación. En el suelo, junto a nuestra ropa esparcida, estaba mi móvil. El mismo teléfono que unos meses atrás fotografiara a Bea. Me quedé pensativo, sin apartar la mirada. Recordé. Me levanté de la cama y fui al salón. Dos semanas atrás me habían regalado una cámara de fotos digital por mi cumpleaños. La busqué. Regresé junto a Laura. Descansaba confiada y profundamente secuestrada por sus sueños. La besé en la mejilla. Deseé que fueran tan dulces como la paz que yo sentía. La vi a través de mi cámara. Era otra. De nuevo esa sensación me invadió. Dos mujeres. Un cuerpo. Una despierta a la que quería, a la que amaba en este tiempo y este espacio. Otra dormida a la que quería, a la que amaba siempre. Sin identidad. Sin condiciones. Sin este espacio ni este tiempo. Eterna. Anónima.

Esa noche me di cuenta que no era capaz de amar a una mujer en concreto. Algunas personas no conocen la felicidad porque pertenecen a su contrario. Su felicidad es parte de su tristeza. Se necesitan. Otras en cambio somos capaces de amar sin límites ni barreras. Nuestra maldición consiste en que no importa a quien. Amamos continuamente.

Dejé a Laura. Ya tenía todo lo que me podía ofrecer. Mentí en los motivos. Siempre mentimos con la excusa de no hacer daño aunque nunca lo logremos. Me perdí en un mar de mujeres. Las encontraba. Me encontraban. Las seducía. Me seducían. Unas veces yo, otras ellas. Las fotografiaba dormidas. Después de follar. Siempre sus caras. El espejo de su ser. Nunca me descubrían y nunca volvía a llamarlas. Perfeccioné mi técnica. El encuadre, la luz, las sombras. Aprendí a dibujar su esencia en cada instantánea. Recoger una gota de lluvia con mis dedos y depositarla en cada negativo. Espejos en los que nunca buscarían su reflejo. En ninguna logré la perfección de la primera. Se convirtió en una obsesión. Una meta estúpida e inalcanzable. El Santo Grial. La Quimera. El Perfume. Mi búsqueda de Dios. Disfruté mucho, tanto como dolor me causó cada ruptura. Porque cada nueva relación estaba unida a otro nuevo fracaso e irremediablemente a otro nuevo paso en mi utopía. Como había temido y cabía esperar me auto convencí y acepté la soledad como pareja de baile. Cada mujer que en mi se fijaba era un error de la naturaleza. Una mutación en los planes que el destino reservaba para mi y él mismo se encargaba de subsanar. Un caramelo amargo recubierto con una capa de exquisito chocolate blanco. Yo y mis fotografías. Solos.

Hasta que llego ella. Elena. Esta misma noche. Hace apenas unas horas. No la vi venir. Era una mujer más, como las otras. Pero llegamos a la cama saciados. No nos quedaba nada más por descubrir que nuestra intimidad más pura y ambos lo deseábamos. Estábamos dispuestos. Preparados. Así que dormimos. Confiamos. Sentí que ella era la mujer que necesitaba. A quién estaba buscando ciegamente. Quien me complementaba y me vaciaba por igual.

Pero faltaba algo por hacer. Completar la noche. Darla sentido, mi sentido. Comprobé que dormía. Me aseguré varias veces y corrí a por mi cámara. Nunca la guardo en el dormitorio. No somos dueños de nuestra imaginación. Según que mujeres pueden crearse una idea equivocada y no sería la primera vez que me acusaran de pervertido o vicioso arruinando toda posibilidad. Cogí la cámara y caminé hasta el dormitorio donde Elena descansaba. Era perfecta.

Sentí. Sin adjetivos, sin adornos, en estado puro, con la cámara aún en las manos, sin mirar por ella. Me había enamorado de la mujer dormida y de la mujer despierta. No las distinguía. Miraba a una y veía a la otra, veía a la otra y miraba a las dos. Estaba desconcertado. Dejé caer la cámara al suelo. No era necesaria. ¿No era necesaria?. La sensación no desapareció. Con mis ojos recorrí su cuerpo. Sus piernas y su cadera. Continué con su pecho dibujado por una de mis viejas camisetas. Sus brazos, uno sobre el colchón y el otro bajo la almohada. Hasta llegar a su cara. La visión de su cuello me estremeció sin manera. Tal fue mi deleite que tuve que ahogar un pequeño suspiro de placer e incluso sujetarme contra la pared cuando mis piernas fallaron presa de la emoción. Su cara. No la mire. Primero me acerqué a la cama y me introduje bajo las sábanas. Elena se movió como quien siente que su pareja ha vuelto y le muestra el espacio que debe ocupar junto a ella. Confianza. Amor. Sentí el contacto de su cuerpo. Seguía dormida.

Apoyado sobre un codo, medio incorporado, recorrí su cara. Por fin. La había encontrado. En mi mente almacené sus rasgos, grabé a fuego cada linea, cada curva, todo aquello que pudiera registrarse. Tenía mi fotografía y tenía a mi mujer. No soy un necio. No podía pedir más. El descanso se hizo el dueño de la noche y dormí. Sin sobresaltos, sin pesadillas, sin temores. Feliz.

Por la mañana desperté. Había descansado como no recordaba haberlo hecho nunca. Mucho antes de abrir los ojos mi primera visión fue ella, Elena. Yo había dormido en un lado de la cama. Me desperecé y esperé unos segundos antes de despertarla. Un pequeño espacio. Me giré hacia ella. Elena no estaba. Al instante me senté en la cama azaroso. No quedaba rastro de ella. Como la niebla en un día soleado. Pero no era un sueño. Se había esfumado. Sin avisar.

La tierra me tragó. El cielo se desplomó sobre mis hombros. No conocía su nombre. No tenía su teléfono. ¿Cómo encontrarla?. ¿En dónde trabajaba?. ¿En dónde vivía?. No sabía nada de ella, salvo lo más importante, la necesitaba para vivir. La angustia era insoportable. Mi vida había muerto. Ira, rabia y dolor. Mucho dolor. Cogí la almohada y la estrellé contra la pared. Un acto inútil pero ¿qué más podía hacer?. Rendirme. Impotencia y desesperación.

Y la vi. Allí, donde antes estaba la almohada, hallé una fotografía. Una polaroid. No podía ser de mi cámara digital. La tomé entre mis manos. ¿Era posible?. El rostro, la expresión, los ojos cerrados. Ella me había fotografiado mientras dormía. A mi. Mi primera foto. Di la vuelta a mi retrato en busca de un mensaje y...

sábado, 14 de marzo de 2009

3 Días

No he desayunado, ¡que apocalíptico!.

He visto 3 días y no creo que sea una obra de arte magistral ni que vaya a cambiar la vida de nadie al verla, pero está bien hecha, con sus fallos y tal, como tantas. Es más estética que de contenido o eso creo.

La escena inicial es muy buena.

Todo lo que uno pueda pensar al ver esta cinta es más por su propia aportación que por lo que ve reflejado en ella. Los traumas infantiles y olvidados están muy usados ya, aunque sea el fin del mundo. Tal vez le falte hilar mejor la trama porque quedan demasiadas preguntas.



Victor Clavijo construye un buen personaje o por lo menos lo que la película le pide. La estética transmite lo que tiene que transmitir, un mundo apocalíptico en el final de sus días, en el que el tiempo se ralentiza y el calor sofoca hasta la angustia. La visión de la cámara alterna planos muy cercanos, en los que tan sólo se ve parte de la escena global, ya sean objetos o partes del cuerpo humano, que ayudan bastante a ambientarnos, intimidad visceral... hasta que sale el cienpies, no puedo con estas cosas, me rompen la narración cuando están fuera de lugar, ¿por qué siempre sale un puto bicho de estos?, ¿lo enseñan en la escuela?, ¿terror de autor?... ains, ya no tengo ganas de escribir más. Me voy.

Es un proyecto interesante de cuyos responsables podemos esperar cosas buenas en el futuro
...¿?

jueves, 12 de marzo de 2009

Fischerspooner

Primero al Cesar lo que es del Sesar. Fischerspooner son un gran grupo. Publican disco nuevo llamado Entertaiment, después del Odyssey, un grandísimo álbum.

Por lo que llevo escuchado han suavizado su sonido. El álbum se deja oir. (Ya que luego les mencionaré) A primera vista me parece mejor trabajo que el nuevo de Röyksopp.

Su regreso suena así...


The Best Revenge

Después las sensaciones.

Escuchando este disco y el nuevo de Röyksopp me da la impresión de que la capacidad de sorpresa ha disminuido enórmemente (o en ellos o en mi... o en ambos). Sus trabajos anteriores los escuchabas y pensabas "guau, esto qué es, suena bien"; pero a día de hoy, sus nuevos trabajos tienen calidad, of course, quien tuvo retuvo dicen, pero no (me) sorprenden.

¿Nos acomodamos en una determinada fórmula?.
¿Más de lo mismo (al margen de que ese mismo sea bueno)?.

Quizás sea cuestión de dejar nuestro puesto a las nuevas ideas, nuestro tiempo (en la tierra media) llegó a su fin... ains, esta frase estoy por borrarla que a mi los Elfos no, no, no.

Es mi primera impresión, ¿precipitada? y con poco bagaje, seguiré escuchando... En fin, ¿dónde está el aire fresco?...
...y a quien me diga Lady Gaga le censuro los comentarios.
:D

[Aclaración: El disco me gusta, de hecho me parece bueno, lo que no quita que... ser fan, aficionado, etc, no quiere decir que... you know... el cielo es azul, el agua moja y las mujeres tienen secretos (gracias Bruce)]

i.anton (Irene L)





miércoles, 11 de marzo de 2009

Teenage Kicks

Este tema pertenece a The Undertones y era la canción favorita de John Peel, un referente en la radio musical no sólo inglesa. Un nombre propio, para entendernos. De hecho sonó en su funeral y una frase suya adorna su lápida "Teenage dreams so hard to beat".



Versiones hay a patadas y muchas en el estilo de los propios The Undertones, como son la de The Raconteurs, Razorlight o los mismísimos Green Day antes de ser mismísimos.

Pero para contrarrestar pondremos una, solamente una, de las que suenan diferentes. Podría ser Dominique A junto a Fraçois Breut porque aunque la versión no es impresionante, el resto de la discografía de Dominique A es fantástica, pero no; podría ser Nouvelle Vague pero aunque me gustan, todas sus versiones me suena casi igual, no; deberían ser Snow Patrol, pero hasta que no haga un post de su álbum Final Straw, no voy a incluirles; no podría ser la banda irlandesa Ash porque estos son unos sosos de mucho cuidado que de vez en cuando te engañan con una canción y se te olvida como son; así que como no encuentro la de Franz Ferdinand, no tengo ganas de buscar la de Therapy?, paso de los ukeleles y sino el post se hace largo con el resto de no incluidos, sólo me queda...



... a mi Kt Tunstall me da buen rollo.

martes, 10 de marzo de 2009

Street Marketing - Flash mob

Que buen rollo, ¡toma performance!, sin molestar, sin comeduras de tarro, sin exigencias, por pasarlo bien, da igual que sea una campaña publicitaria, yo me quiero encontrar algo así...


vía: E-Sushi

lunes, 9 de marzo de 2009

Idan Raichel Project

Este cantante y compositor israelí es una de esas sorpresas que me encanta encontrarme y más cuando su sonido encaja con el día.

En la web de radio3 me he encontrado con que editaban un nuevo vídeo para una de las canciones de su tercer álbum, Whithin The Wall. El tema se llama (marchando una de copy&paste) Chalomot Shel Acherim y podéis ver el vídeo en la misma web de radio3.

Me ha despertado la curiosidad y me he dicho ¿por qué empezar por su último trabajo?. Me he ido directamente a su primer álbum llamado The Idan Raichel Project. Dicen que fue muy aclamado. Lo primero que he escuchado es In Telech (if you go)...



Su segundo álbum, por cirtarlo también, se llama Out of the Depths. Los tres álbumes están tal y como los muestra su página web (versión en inglés), porque no tengo muy claro cuantos trabajos ha publicado entre tanto mercado, el de su país y para el resto del mundo. No hablo yo esas lenguas, ni muchas otras.

Creo que en su música se esconden muchos tesoros -los desconozco aún-. A mi me llama mucho la atención el mundo de la fusión y como conviven pasado y presente. Robando una frase de la wikipedia:
"... distinguido por su fusión de jazz, baladas, electrónica y música tradicional etíope y sefardí".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...